Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }

Pensamientos: “Sonidos del silencio”

¿Quién de nosotros no tuvo un momento de extremo dolor? ¿Quién nunca sintió, en algún momento de la vida, ganas de desistir?

¿Quién todavía no se sintió sólo, extremadamente sólo, y tuvo la sensación de haber perdido la dirección de la esperanza?

Ni las personas famosas, ricas, importantes, están libres de tener sus momentos de soledad y de profunda amargura…

Fue lo que le ocurrió a uno de los reconocidos compositores de todos los tiempos, llamado Ludwig Van Beethoven, que nació en 1770, en Bonn, Alemania, y murió en 1827, en Viena, Austria…

Beethoven vivía uno de esos días tristes, sin brillo y sin luz. Estaba muy abatido por el fallecimento de un príncipe de Alemania, que era como un padre para él…

El jóven compositor sufría de una gran carencia afectiva. Su padre era alcohólico y lo agredía fisicamente. Falleció en la calle, por esa causa …

Su madre murió muy jóven. Su hermano biológico nunca lo ayudó en nada, y, súmese a todo esto, el agravamiento de su enfermedad. Síntomas de sordera, comenzaban a perturbarlo, al punto de dejarlo nervioso e irritado…

Beethoven solamente podía oír usando una especie de trombón acústico en el oído. El llevaba siempre consigo un papel o un cuaderno, para que las personas escribiesen sus ideas y así poderse comunicar, pero no todas tenían paciencia para eso, ni para leer sus labios…

Notando que nadie entendía, ni lo ayudaba, Bethoven se retrajo y se aisló. Por eso ganó la fama de misántropo. Fue por todas estas razones, que el compositor cayó en una profunda depresión. Llegó a escribir un testamento, diciendo que se iba a suicidar…

Pero como ningún hijo de Dios está olvidado, llegó la ayuda espiritual, a través de una muchacha ciega, que vivía en la misma modesta pensión, donde Beethoven se había mudado, y que le dijo casi gritando: “Yo daría todo por poder ver una noche de luna”

Al oírla, Beethoven se emociona hasta las lágrimas. Al fin y al cabo , él podia ver. El podía poner su arte en sus composiciones…

Las ganas de vivir se renovaron y entonces compuso una de las piezas más hermosas de la humanidad: “Sonata Claro de Luna”

En su tema, la melodía imita los pasos lentos de algunas personas, posiblemente, los suyos o los de otros, que llevaban el cajón mortuorio del príncipe, su protector…

Mirando al cielo plateado por la luna, y recordando a la muchacha ciega, como al preguntarse el por qué de la muerte de un mecenas tan querido, él se deja sumergir en un momento de profunda meditación transcendental…

Algunos estudiosos de música dicen que las tres notas que se repiten, insistentemente, en el tema principal del 1º movimento de la Sonata, son las tres sílabas de la palabra “why”? u otra palabra sinónima, en alemán…

Años después de haber superado el sufrimiento, llegaría el incomparable Himno a la Alegria, la 9ª sinfonia, que corona la misión de este compositor, ya totalmente sordo.Himno a la Alegria expresa su gratitud a la vida y a Dios, por no haberse suicidado…

Todo gracias a aquella muchacha ciega, que le inspiró el deseo de traducir, en notas musicales, una noche de luna…

Usando su sensibilidad, Beethoven retrató, a través de la melodía, la belleza de una noche bañada por la claridad de la luna, para alguien que no podía ver con los ojos físicos.

 

Enrique Baldovino

{ Comments on this entry are closed }

Palabras para El Alma – Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }

LOS LEÑADORES

Dos hombres se dedicaron un día entero a cortar leña.  Uno de ellos trabajo sin detenerse a descansar, y junto una pila de leños bastante grande.  El otro lo hizo durante lapsos de 50 minutos en los que descanso. Al cabo tenía una pila de leños mucho mayor.

–    ¿Cómo pudiste cortar tanta leña? – le preguntó el hombre que trabajó si descansar.

Esta fue la respuesta:

–    Mientras descansaba, afilaba el hacha.

 

{ Comments on this entry are closed }

Palabras para El Alma – Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }

Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }

 ¿Zanahoria, huevos o Café?

Una hija se quejaba con su padre acerca de su vida y cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía cómo hacer para seguir adelante; creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. parecía que cuando solucionaba un problema enseguida aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre el fuego. Pronto, el agua de los tres recipientes estaba hirviendo.

En una olla colocó zanahorias, en otra huevos y en la última colocó granos de café.

Las dejó hervir sin decir palabra. La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre.

A los 20 minutos el padre apagó las hornillas. Sacó las zanahorias y las colocó en un tazón. Sacó los huevos y los acomodó en otro plato. Finalmente, coló el café y lo puso en otro recipiente.

Mirando a su hija le dijo: “Querida, ¿qué ves?”

– Zanahorias, huevos y café – contestó la niña.

La hizo acercarse y le pidió que tocará con cuidado las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban suaves, blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Después de quitarle la cáscara, observó el huevo duro. Finalmente le pidió que probara el café.

Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma. Con gran curiosidad, la hija preguntó: “Qué significa esto, papá?

Él le explicó que que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo, pero cada uno había reaccionado de forma diferente.

La zanahoria llegó al agua fuerte, dura, pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer.

El huevo había llegado al agua frágil, su cáscara fina protegía su interior liíquido, pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido.

Los granos de café, por el contrario, eran únicos. Después de estar sometidos al agua hirviendo, ellos habían cambiado al agua.

– ¿Cuál eres tú? – Le preguntó a su hija.

“Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes? ¿Eres una zanahoria, que parece fuerte pero que cuando las dificultades, adversidades y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza?

“¿Eres un huevo que comienza con un corazón maleable? ¿Poseías un espíritu fluido pero después de un duro golpe como la muerte de un ser querido, una separación dolorosa, o un despido te has vuelto duro y rígido? Por fuera puedes parecer igual, sin embargo ¿eres amargado y áspero, con un espíritu y un corazón endurecido?

“¿O eres como un grano de café? El café cambia al agua hirviente, el elemento que le causa dolor. No al revés. Cuando el agua llega al punto de ebullición, en ese justo momento el café alcanza su mejor sabor.

“Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor o más complicadas, entonces tu reaccionas mejor y haces que las cosas mejoren a tu alrededor.”

Y tu, ¿cuál de los tres eres?

 

{ Comments on this entry are closed }

Palabras para El Alma – Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }

Pensamiento

{ Comments on this entry are closed }

Pensamientos: “Varita mágica”

by palabras alma on 30/06/2017

in Palabras para El Alma

Varita mágica

Use la varita mágica del bien. Ella tiene muchos poderes, produce cambios significativos.

Alivia corazones, Aclara mentes, soluciona problemas, siempre elevando el alma. Haga el bien.

Tome la decisión de actuar en favor de los demás. Con eso, usted se ayuda a sí mismo, fortalece el corazón, obtiene luces en el pensamiento y edifica la felicidad.

No deje escapar el momento de hacer el bien. Puede ser que oportunidad igual no aparezca y que le quede un error a corregir. La mayor mágia de la varita es que todo el bien que ella hace vuelve, multiplicado, para usted

Lourival Lopes

 

Enviado por Asun Carretero

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas